PUBLICIDAD

CRÓNICA

Celta 0-0 Rayo Vallecano: La lucha continúa

Reparto de puntos entre Celta y Rayo que seguirán mirando con atención a lo que suceda por abajo en la tabla

Escrito por Domingo, 31 Marzo 2024

    El Rayo suma un valioso punto en su visita al Celta, dos equipos que deberán seguir luchando por la permanencia dejando todo como estaba entre ellos.

    Camello durante el Celta - Rayo VallecanoCamello durante el Celta - Rayo Vallecano(c) Rayo Vallecano

    Ficha técnica:

    Celta de Vigo (0): Guaita, Mingueza, Starfelt (Tapia, minuto 45), Carlos (A), Alvarez (Cervi, miuto 87), Fran Beltrán, Sotelo (Jailson, minuto 65), Sánchez, Iago Aspas (A), Strand Larsen (Douvikas, minuto 77) y Bamba (Carles Perez, mimuto 65) (A).

    Rayo Vallecano (0):  Dimitrievski, Balliu, Mumin, Ciss (A), Chavarría (A) (Espino, minuto 45), Oscar Valentín (Pozo, minuto 80), Unai López (A), De Frutos, Isi (Crespo, minuto 80), Alvaro (Ratiu, minuto 15) y Camello (Bebé, mimnuto 65).

    Goles: -

    Árbitro: Hérnandez Hernández.

    VAR: Soto Grado.


    CELTA DE VIGO 0 (-) - RAYO VALLECANO 0 (-)

    El Rayo llegó a Vigo con el subidón de la victoria ante el Betis pero con la necesidad de sumar ante un rival directo como el Celta, obligado por la victoria del Cádiz del pasado viernes. Para conseguirlo el equipo vallecano se veía ante la necesidad de improvisar en línea defensiva. Las ausencias de Lejeune por sanción y Aridane por lesión, sumadas a la evidente falta de confianza en el inédito Martín Pascual, que volvía a ser suplente pese a todo, Iñigo Pérez decidió que Pathe Ciss fuese la pareja de baile de Mumin en el centro de una zaga que completaban Balliu por la derecha y Chavarría por la izquierda.

    El partido llegaba marcado por la ilusión generada en el celtismo tras su importante victoria ante el Sevilla en el estreno de un Claudio Giráldez que, tras sustituir a Benítez al frente del banquillo celeste, despertó una tremenda respuesta de la afición del Celta, que llenó Balaídos para llevar a los suyos a una victoria que dejara tocado al Rayo y disparara las opciones de salvación de los gallegos.

    Con el ambientazo de Balaídos (himno del centenario a pleno pulmón incluido) arrancaba un partido que debía aclarar la situación de ambos en la zona baja o 'embarrarla' más todavía. Todo estaba servido, ya sólo quedaba disfrutar del fútbol y confiar en un Rayo que empezaba con esa variación en defensa y con Isi  en la media punta y De Frutos en el extremo diestro

    Los primeros instantes mostraron  la agresividad en la presión de los franjirrojos que tras dos faltas de Oscar Valentín y Balliu, rápidamente se vería penalizado con una cartulina amarilla mostrada a Chavarría por agarrón. Tres minutos y dos equipos muy enganchados a un arreón inicial en el que Isi estuvo cerca de golpear primero con un disparo que se marchó por encima del larguero de la portería de Guaita. El Rayo había empezado muy bien el partido, presionante sin balón, con las ideas claras con balón y buscando el 'colmillo' ofensivo para generar peligro. Alvaro recuperaba un balón en la medular para escaparse con velocidad de toda la zaga para encarar a Guaita. Un ligero toque sobre el extremo, no indicado como falta por el colegiado, evitó el primero de la mañana instantes antes de la lesión del utrerano que le obligaba a abandonar el partido a los 13 minutos. Ratiu tenía su oportunidad, 'retocando' las piezas vallecanas. Camello fue a la banda izquierda, Ratiu en el extremo derecho con De Frutos por delante de Isi en punta. Así quedaba un Rayo que buscaba ser anárquico en ataque para sorprender al Celta.

    Tras el inesperado contratiempo, el Rayo siguió jugando a lo mismo, aunque su presión, lógicamente, ya no tenía la misma intensidad. La movilidad de los hombres de arriba evitaba que los defensores gallegos pudieran fijar posiciones y la velocidad tras recuperación siguió siendo la tónica de un equipo que mantenía a raya a su rival, lo más lejos posible del área de Dimitrievski. Todo parecía marchar según el plan previsto tras media hora de juego.

    Los ataques rayistas no acaban en nada fructífero. Isi recortaba dentro del área para que De Frutos probase fortuna, pero su disparo salió centrado y escaso de potencia como para sorprender a Guaita. En el área contraria sucedía lo mismo, nada de nada, hasta que en una jugada a balón parado, Strand Larsen estrelló un buen remate de cabeza en el poste de la portería de un Dimitrievski que terminó tocando con su bota derecha para evitar que cualquier rival hiciera diana. Era la primera ocasión de un Celta que había crecido en el partido y que ya dominaba camino del descanso y quitándose de encima la presión de un Rayo que acumulaba sustos con la atención médica del capitán Oscar Valentín.

    La primera mitad se cerraba con la buena imagen del Rayo, que debía seguir jugando a lo mismo en la segunda mitad para buscar una victoria vital en su lucha por la salvación.

    La condicionante tarjeta amarilla de Chavarría al inicio del partido forzó a Iñigo Pérez a, tirando de prudencia, cambiar de lateral zurdo para la segunda mitad. El Pacha Espino sería el encargado de cerrar un carril al que tendía a caer Iago Aspas y precisamente iba a ser Espino el primero en gozar de una ocasión de gol. Su disparo final acabó en los guantes de Guaita.

    El partido de Pathe Ciss en el centro de la zaga estaba siendo escandaloso. Atento, bien colocado, saltando fuera de zona para robar y con acierto, casi absoluto, en la salida de balón. El Rayo no echaba de menos a Lejeune y eso era una garantía que permitía ser alegre de mediocampo hacia arriba. El choque seguía igualado a falta de media hora para la resolución definitiva.

    El susto del partido para el Rayo, más allá del palo de Larsen, iba a llegar con un remate de cabeza del recién incorporado Jailson que iba a encontrar las redes de la portería vallecana, aunque el gol no terminaría subiendo al luminoso de Balaídos porque Hernández Hernandez apreció falta sobre Oscar Valentín, empujado por un rival, o Balliu, tras la carga del goleador. El caso es que el gol, celebrado en Vigo durante apenas unos segundos, no valía y todo seguía como había empezado.

    Bebé ya participaba en un partido que estaba tenso y que encaraba el tramo final con la presión del Cádiz en el aire. La expulsión de un integrante del banquillo celeste y las tarjetas a Iago Aspas y Unai López mostraban los nervios que marcaban un choque en el que Isi seguía a lo suyo buscando un gol al primer toque que se marchó alto por poco. El Celta ya dominaba el juego, con el Rayo trabajando en campo propio y buscando salir en alguna contra que decantara el devenir de los acontecimientos. Todo pudo cambiar en el minuto 78 tras un gran centro de Aspas para la llegada de Tapia, que de cabeza remató junto al palo de un 'vendido' Dimitrievski.

    Restaban diez minutos tan solo y el técnico franjirrojo quemaba definitivamente todas sus naves con la salida de Oscar Valentín e Isi para la entrada de Pozo y Crespo. Piernas frescas para seguir un trabajo defensivo bien realizado hasta el momento y con la perspectiva de recuperar el protagonismo perdido. No sucedió, porque el Celta siguió hundiendo a los vallecanos que, pese a todo, tampoco sufrieron en exceso, salvo un remate al larguero de Carles Perez en el último segundo, para sumar un punto, dejar el descenso a cinco, pero sobre todo, mantener por debajo a un recuperado Celta que se mantiene donde estaba. La lucha continúa.


     

    Escúchanos aquí

    SÍGUENOS EN TWITTER

    Ultimo partido

    Próximo partido